Deportes

Luka, el gran entendedor

Modric, "El Cruyff de los Balcanes" es uno los diez futbolistas más ponderados del planeta, con un cabal entendimiento del juego, en un magistral manejo de la perspectiva, del panorama y con una pegada de la pelota capaz de llenar todos los casilleros, todos.

A diferencia del Mundial 2018, el croata Luka Modric no llegará como una figura posible sino como un crack de elite propiamente dicho y de sus destrezas dependerá en grado sumo que su selección se aproxime a aquella excepcional campaña que llegó al subcampeonato.

Modric, «El Cruyff de los Balcanes» (¡pavada de analogía!), es hoy uno los diez futbolistas más ponderados del planeta sin que para merecer esa valoración necesite meter 40 goles en cada temporada o emparentarse con las imaginerías de Lionel Messi.

Lo suyo estriba en un cabal entendimiento del juego, en un magistral manejo de la perspectiva, del panorama y de los requerimientos de los 100 x 75 del campo, sazonado y ejecutado con una pegada de la pelota capaz de llenar todos los casilleros, todos.

 

En corto, en medio y en largo, si caben sus globos teledirigidos, Modric es pieza clave del club más poderoso del planeta y de una selección que al son de su batuta llevó a los primeros planos.

A los 37 años cumplidos el 9 de septiembre último, Luka ya ha sido The Best, Balón de Oro y héroe de unas cuantas películas trascendentes.

Sus números, qué decir, son sustantivos y adjetivados por sí mismo:

Ya son 453 partidos en el Real Madrid y 154 con la selección de Croacia, una cifra que lo ha instalado como miembro del Century Club, que es donde despuntan los futbolistas que han superado el centenar de partidos con su divisa nacional.

Y si presencias en la red hablamos, su carrera consta de 98 goles, de 145 asistencias, aunque, cabe volver a subrayarlo, hacer justicia con Modric es hacer notar su despliegue con sentido, sus decisiones correctas, sus pases certeros y sus latigazos de terciopelo.

Este blondo canto a la ductilidad, capaz de desempeñarse en las cuatro posiciones del medio campo sin que se opere una merma observable en su rendimiento, ha vestido seis camisetas: las de HSK Zrinjski Mostar; NK Zapresic de Croacia, GNK Dinamo de Zagreb, Tottenham, Real Madrid y la albirroja de su país.

Su debut en la selección absoluta de Croacia se remonta al 1 de marzo de 2006 en un empate de 2-2 versus Argentina y por dichoso guiño del destino una docena de años después frente a la propia Albiceleste jugó uno de los mejores partidos de su vida.

Fue en sorprendente 3-0 del 21 de junio de 2018 en Nizhni Novgorod que impulsó a los balcánicos a una inédita campaña que concluyó en la final perdida a manos de Francia.

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba