Familia

Día Mundial de la Lucha contra el Sida: prevención, diagnóstico y tratamiento

En el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, repasamos los síntomas de la enfermedad y sus formas de tratamiento y prevención. Actualmente, el aumento global de casos por VIH se ve agravado por la falta de concientización y las barreras de acceso a la atención adecuada.

El Día Mundial de la Lucha contra el Sida plantea como eje temático “Que lideren las comunidades”. De acuerdo con lo anunciado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), dicho tópico ha sido seleccionado a fin de dar cuenta de la importancia de las comunidades en la respuesta a la infección por el VIH.

¿Cuál es el objetivo del Día Mundial de la Lucha contra el Sida?

El Día Mundial de la Lucha contra el Sida se conmemora el 1 de diciembre de cada año con el fin de concientizar a la población sobre la importancia de tratar al VIH como un problema de salud pública internacional.

Esta fecha resulta clave para reflexionar sobre los avances realizados en materia de tratamiento, control y prevención, así como también para concientizar sobre los obstáculos que aún quedan por superar para efectivamente ponerle fin a la epidemia de VIH en el año 2030.

¿Qué es el sida y cómo se transmite?

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) debilita el sistema inmunitario y puede llegar a causar el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), dejando las defensas naturales débiles a cualquier infección

El VIH se transmite por la sangre y los fluidos corporales de las personas infectadas, tales como sangre, leche materna, semen y secreciones vaginales.

Tal como afirma la OMS, no se transmite por besos o abrazos ni por compartir alimentos. También puede transmitirse de madre a hijo durante el embarazo y el parto.

¿Cuáles son los síntomas del VIH?

Los síntomas de la infección por el VIH difieren de acuerdo al estadio en que se encuentre la persona infectada.

En las primeras semanas posteriores al contagio, algunos casos no manifiestan ningún síntoma, mientras que otros presentan un síndrome gripal que puede abarcar fiebre, dolor de cabeza y garganta y erupción cutánea.

De acuerdo con la OMS, una vez que la infección debilita progresivamente el sistema inmunitario, pueden aparecer otros síntomas tales como:

Inflamación de los ganglios linfáticos.

Pérdida de peso.

Fiebre.

Diarrea.

Tos.

Si la persona infectada no recibe tratamiento puede desencadenar en enfermedades graves como las siguientes:

Tuberculosis.

Meningitis por criptococos.

Infecciones bacterianas graves.

Cánceres como los linfomas o el sarcoma de Kaposi.

¿Cómo se diagnostica el VIH?

A través de un análisis de sangre buscando anticuerpos se puede confirmar la presencia del virus de VIH.

En el caso de los bebés, que pueden tener anticuerpos de la madre, son necesarias pruebas más complejas que no están disponibles en la mayoría de los lugares más afectados por la epidemia.

Sin embargo, muchas personas viven con VIH durante años sin mostrar síntoma alguno y pueden no conocer su estado.

¿Cuál es el tratamiento contra el VIH?

Si bien el VIH no tiene cura, las combinaciones de medicamentos antirretrovirales (ARV), o terapias combinadas, ayudan a combatir el virus: permiten a los afectados vivir más y mejor sin que su sistema inmune se deteriore rápidamente.

El tratamiento también reduce la probabilidad de transmisión del virus hasta en un 96%: el tratamiento es por tanto una forma eficacísima de prevención.

¿Cómo prevenir la infección de VIH?

El sida o la enfermedad por VIH es prevenible. El riesgo de contraerla puede reducirse a través de:

El uso de preservativos masculinos o femeninos durante las relaciones sexuales.

La realización de pruebas de VIH y de otras infecciones de transmisión sexual.

La circuncisión quirúrgica masculina voluntaria.

El uso de los servicios de reducción de daños para los consumidores de drogas inyectables.

A su vez, se puede indicar bajo receta médica la administración de medicamentos o el uso de dispositivos médicos que ayudan a prevenir el VIH, como:

Antirretrovíricos, como profilaxis anterior a la exposición por vía oral y productos de acción prolongada. También se pueden utilizar para prevenir la transmisión del VIH de la madre al niño.

Anillos vaginales de dapivirina.

Cabotegravir inyectable de acción prolongada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba