Deportes

Llegó el momento de cumplir: qué promesas hicieron los jugadores de la Selección

Antes de emprender el viaje hacia la Argentina con la Copa del Mundo, Nicolás Tagliafico contó intimidades del plantel campeón.

Tras consagrarse campeón del mundo en Qatar 2022, Nicolás Tagliafico contó algunas de las promesas que hicieron sus compañeros de la Selección nacional antes de la gran final contra Francia. Con la tercera ya en viaje hacia la Argentina ahora llegó el momento de cumplir.

En un vivo para AFA Estudio Tagliafico dio algunos detalles de cómo se vivió el gran partido y sus promesas para poder gritar campeón como en el ’86. «Nosotros prometimos Huevo (Acuña), Germán (Pezzella), yo, el Dibu (Martínez) y Guido (Rodríguez) tatuarnos la copita del mundo con nuestros números. De la banda del mate», contó Gerónimo Rulli.

 

«Yo me tengo que teñir de rubio y tatuar la espalda», agregó Pezzella recordando su palabra.

 

Además, contaron que Javier Zanetti prometió que se iba a cambiar el peinado si Argentina se coronaba campeón del mundo.

Tagliafico contó además que en el micro de regreso al hotel, ya con la Copa en su poder, Lionel Scaloni estaba muy serio en medio de la algarabía de los jugadores. «Ahora cuando estábamos volviendo en el micro, estaba como duro. No festejaba. Estuvo todo el Mundial así, de la cabeza pensando en lo que venía, en los detalles. Una locura, no disfrutó. Incluso ahora que salimos campeones. Es el que más tiene que disfrutar y no disfrutó. Pero bueno, cada uno se lo toma a su manera», explicó el lateral.

El 4 de la Scaloneta contó además que no supo hasta último momento que iba a ser titular. Estaba convencido que arrancaría el Huevo Acuña y que él iría al banco como había sucedido en los partidos anteriores.

«Yo llegué a la charla y no sabía que jugaba. A ver, yo pensaba que jugaba el Huevo. Llegué a la charla, vi mi nombre y se me abrieron los ojitos. Esas cosas que salen y me ha pasado en la final con Italia. Salió y así nos fue».

 

Y confió: «Yo creo que fue la mejor final de la historia. Tenía un cagazo, porque no puede ser… recién estábamos comiendo y pasaban el partido. A los 77′ íbamos ganando 2-0. Que te hagan un 2-2, era un no puede ser, está pasando de nuevo. Qué manera de sufrir».

 

 

Sobre la monumental atajada del Dibu en el cierre del partido y la definición por penales aseguró: «Yo ya estaba afuera. Estaba tirado en el banco, no estaba mirando el partido porque me bajó la presión. Casi la quedo ahí. A Marito le pedí algo dulce. La veo por la pantalla. Los penales no los vi tampoco. Estaba abrazado con los chicos, vi el de Mbappé, el de Messi y ahí cerré los ojos para rezar. No los abrí más. Ya tendré tiempo para volver a verlos. Cuando ganamos y escuché el grito arranqué a correr hacia el Dibu».

 

Fuente: minutouno.com.ar

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: