Locales

Advierten riesgos de los contratos de alquileres informales en Corrientes

Desde la Cámara Inmobiliaria local aconsejan que la estructura legal que rija las relaciones "locador-locatario" sea la Ley de Alquileres. "Los comodatos no dan garantías y no tienen cláusulas que protejan a ambas partes", aseguraron.

Los comodatos proliferaron en los últimos tiempos como una opción para regir la relación entre propietarios e inquilinos ante la Ley de Alquileres. Sin embargo, desde el mercado inmobiliario local advirtieron que este tipo de «figura legal» implica ciertos riesgos para ambas partes.

El comodato es un contrato por el cual una persona («comodante») le presta a otra («comodatario») una cosa (por ejemplo, un inmueble) por un tiempo determinado. Y transcurrido ese tiempo, el primero se compromete a devolverlo en integras condiciones.

El presidente de la Cámara Inmobiliaria de Corrientes (CIC), Marcelo López Ortiz, enumeró dos principales motivos por los que desaconsejan su instrumentación para mediar las relaciones locador-locatario. «Con un comodato te pueden estar cambiando las reglas de juego en cualquier momento. Por ejemplo, pueden subir cada dos o tres meses los montos del alquiler y eso es muy perjudicial para aquellos que están alquilando», remarcó, a diario época, el máximo referente.

«Por más que esté explicitado en un contrato un incremento determinado en un tiempo determinado, no da garantías porque no es real su propósito», dijo ya que las normas establecen que los comodatos se utilizan para un «préstamo» de forma gratuita.

Y el principal riesgo que se da para los propietarios está relacionado con el abandono espontáneo de parte del inquilino. «Este contrato informal habilitar a que se pueda abandonar la propiedad de un día para otro. Y de esta forma, pueden dejar las instalaciones en malas condiciones. No hay garantías», acotó.

«La Ley de Alquileres te da tranquilidad en cuanto a lo que estás firmando. Uno tiene más garantías y cláusulas que resguardan a ambas partes», resumió los beneficios. «Los comodatos no son nada seguros», reiteró.

Desde la CIC esperan que la reforma de la Ley 27.551, cuyo debate parlamentario está en pausa en el Congreso de la Nación, contemple actualizaciones cada seis meses a forma de obtener mayor previsibilidad para los propietarios. «El problema es que ahora los dueños ya ponen valores altos del mes de alquiler para tratar de compensar la inflación especulada en el año venidero a la fecha que se firman los contratos», explicó sobre la decisión que termina complicando el acceso a una unidad habitacional.

Por su parte, el martillero público, Walter Aguirre, aclaró que los comodatos no son ilegales, sino que constituyen una opción dentro de la estructura legal que rigen las relaciones comerciales. «Tanto para inquilinos como propietarios representa puntos a favor y en contra. Pero generalmente, la opción de elegir un comodato reside en motivos personales y financieros de los dueños de la propiedad», comentó a época.

Al mismo tiempo aclaró que los comodatos no viven un «boom» en la actualidad y que la principal vía para regular las relaciones sigue siendo la Ley de Alquileres.

En Corrientes, esta figura legal se caracteriza por establecer subas cada seis meses que van del 25% al 30%. Y para asegurarse el cobro del mes alquiler, los propietarios emiten pagarés que deben llevar las firmas del locatario y un garante.

 

 

 

 

Fuente: Radio Dos

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba