Deportes

El sueño dorado de Benjamín Romero

El juvenil correntino de 14 años es una de las cuatro promesas que representarán al país junto a Ariel Ibarra en el torneo de Países Bajos. Su objetivo es ir por la máxima presea en Europa.

A los 14 años, Benjamín Romero sueña en grande en el Campeonato Mundial de la International Taekwondo Federation (ITF). Este torneo se lleva a cabo en la ciudad de Almere (Países Bajos). A unos kilómetros de la capital Ámsterdam, la delegación nacional es encabezada por el multicampeón Ariel Ibarra. El «duende» es el máximo referente de Benjamín, Pablo Aden, Fátima Fernández y Oriana Cardozo Encina del Dojo Guerreros. La participación para los «albicelestes» iniciará mañana con las finales desde las 11 de Argentina (transmite www.itfsports.tv). Además, la señal DeporTV pasará en vivo los duelos decisivos de todas las categorías del torneo para todo el país.

En la espera de su presentación en la categoría juvenil 65 kg de 14 a 17 años, Romero habló en exclusiva con época para contar sus expectativas en la gran cita europea: «La sensación previa que siento es principalmente emoción por entrar al estadio y darlo todo con los mejores de todos los países. Quiero aprender de esta maravillosa experiencia».

Respecto a la adecuación específica de cara al Campeonato Mundial, el juvenil explicó: «La preparación que tuve fue la mejor ya que Ariel Ibarra tiene uno de los entrenamientos más duros que se pueden hacer. Practicamos en todos los aspectos, desde aire a resistencia, a potencia o reflejos.».

A temprana edad, Benjamín tiene una gran oportunidad de demostrar al máximo nivel pero lleva esta chance con calma: «Me encuentro en un muy buen comienzo porque recién cumplo la edad para competir en mi categoría. Me queda otro mundial y muchos otros torneos para crecer. Sin dudas este mundial es una gran oportunidad de aprender y crecer, tanto física como mentalmente».

Aunque mide sus metas, también apunta alto respecto a su objetivo en el «viejo continente» para buscar el mejor lugar en el podio: «Siempre mi meta será llevar el oro a mi querido país y mostrar mi valía como potencial en el taekwondo juvenil. Siempre apuntaré a lo máximo sin importar las dificultades que encuentre en el camino».

Romero ponderó la importancia de contar con los consejos de Ariel Ibarra: «Sin mi maestro Ariel no hubiese llegado donde estoy. Él siempre nos dice que no importa lo que pasa, ya que lo más importante es divertirse y darlo todo. Me ayudó en muchos aspectos, desde mentales de mantener la calma, hasta física de reacción, bloqueo o esquive. Sin dudas, nos preparó totalmente para este mundial».

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Diario Época

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba