Interés General

Los cinco beneficios de ducharse con la pareja

En una relación afectiva, es importante fortalecer los lazos. Compartir el momento del aseo tiene muchos aportes a la salud sexual.

Ducharse en pareja es una de las fantasías más comunes tanto en hombres como en mujeres. Sin embargo, para muchos se trata tan solo de eso. Ya sea por falta de tiempo o porque siguen siempre la misma rutina, algunas personas nunca se animan a ducharse juntas.

“Siendo sinceros, es poco probable que las personas que deciden ducharse en pareja lo hagan por bajar unos pesos en la factura del agua”, señaló en tono de broma Alejandro Rodríguez psicólogo madrileño especialista en pareja y relaciones, quien dijo que este encuentro podría hacer que se sientan más íntimos y unidos en cuanto a la relación y les ayude a liberar estrés.

Una ducha en pareja puede ser romántica. (Foto: Adobe Stock)
Una ducha en pareja puede ser romántica. (Foto: Adobe Stock)

Por otro lado, los coloca en una situación no solo sexual, sino también de cuidarse uno al otro y tomar una ducha juntos les permitirá tener una conversación aún más íntima que estando en una situación normal, especialmente porque no hay distracciones como el televisor y los celulares.

Los beneficios de ducharse con la pareja

Los principales beneficios de ducharse con la pareja, según indicó Rodríguez son:

  1. Aumenta la intimidad. Hay algo en el hecho de ducharse con la persona que más nos importa que hará que nos sintamos más cercanos a ella. La ducha es un momento en el que la mayoría se siente muy vulnerable y compartirlo con la pareja provocará que la conexión que hay entre los dos aumente. Esto es algo fundamental para las relaciones de pareja, ya que la intimidad es uno de sus tres componentes fundamentales. Por otra parte, la ducha puede ser un momento de calma para los dos si están demasiado ocupados para pasar horas abrazados y relajados en la cama. Con una corta ducha conjunta, sentirán la misma conexión que si dedicasen un par de horas cada noche a hablar antes de acostarse.
  2. Es muy sensual. La primera imagen que nos viene a la cabeza cuando pensamos en ducharnos con la pareja es la de tener sexo con el agua cayendo sobre ambos y, aunque puede requerir un poco de práctica conseguir tener sexo adecuadamente en la ducha, lo cierto es que es algo que añadirá bastante pasión a la relación. Para empezar, el hecho de enjabonar a la persona que quieres te permite explorar todo su cuerpo de una manera muy distinta a la habitual. Así, podrás conocer mejor sus zonas erógenas y dedicarte a estimularlas a la vez que la limpias. Por ello, ducharse con la pareja puede actuar perfectamente como unos preliminares.
  3. Añade más variedad al sexo. En general, después de ducharse con la pareja, muchas personas notan que sus relaciones sexuales mejoran. Sin embargo, para aquellos que quieran ir un paso más allá, la ducha puede ser un escenario alternativo perfecto para tener sexo. ¿Qué mejor manera de empezar el día que con un encuentro sexual rápido bajo el agua? Uno de los mejores beneficios de ducharse con la pareja es que permite tener un momento de disfrute muy distinto a los habituales. De esta forma, podremos romper con la monotonía y descubrir nuevas posturas sexuales que añadan más pasión a la relación.
  4. Es divertido. Los expertos nos cuentan que reírse con la pareja mientras se tiene sexo es una de las mejores maneras de aumentar tanto el placer sexual como la intimidad. Y sin duda, uno de los mayores beneficios de ducharse con la pareja es que es algo muy divertido. Darse una ducha con la persona a la que se quiere puede dar lugar a muchas situaciones cómicas. Desde salpicar a la pareja y reírse de su reacción, hasta volver a comportarse como un niño durante el baño, compartir este momento de intimidad puede ayudaros a crear gran cantidad de recuerdos bonitos.
  5. Elimina todas las barreras. Ducharse es un acto muy íntimo y privado. Por lo que al invitar a nuestra pareja a que lo comparta, le estamos diciendo que nos importa mucho. Al fin y al cabo, se trata de algo que no haríamos con una persona que no nos importase profundamente. Por ello, el último de los beneficios de ducharse con la pareja es que ayuda a eliminar todas las inseguridades que puedan existir entre ambos. Por lo tanto, puede ayudar a reforzar el compromiso y a que el amor se haga más fuerte.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba