Provinciales

El IPS exhibe fortalezas y avanza con las conversaciones por la deuda de la Anses

Héctor López, el nuevo interventor del organismo, indicó que en la Provincia hay 35.000 beneficiarios entre jubilados y pensionados, y detalló cómo trabajan en diversos ámbitos.

El interventor del Instituto de Previsión Social (IPS) de Corrientes, Héctor López, que recientemente asumió la conducción de ese organismo, dio detalles de cómo vienen trabajando para acentuar las fortalezas con las que hoy cuenta la caja previsional correntina. En este sentido, habló de las actualizaciones de beneficios, de la importancia de mantener una caja ordenada y confirmó que hay conversaciones con el Gobierno nacional para intentar resolver la histórica deuda que la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) mantiene con Corrientes.

 

«Hay mucho por mejorar. Se ha hecho muchísimo y es bueno que toda la provincia sepa lo que es el IPS. Hoy, el organismo tienen un promedio de jubilación de más de 400.000 pesos y un promedio de pensión de 300.000 pesos. Son cifras que, por supuesto no es para enorgullecerse con lo que hoy estamos viviendo, pero, comparadas a nivel nacional y con otras provincias, el esfuerzo que hace el IPS es importante», explicó López a radio Sudamericana.

 

Por otra parte, respecto de la actualización de montos que la Nación mantiene con Corrientes y la relación con las nuevas autoridades de la Anses, dijo: «Estamos teniendo buena comunicación al día de hoy. Tenemos un contacto fluido nuevamente con la Anses y hay muchas expectativas de que podamos arribar a un acuerdo y que esos fondos lleguen lo antes posible al IPS».

 

 

«Comparado a nivel nacional y con otras provincias, el esfuerzo que hace el IPS es
importante»

 

HÉCTOR LÓPEZ
INTERVENTOR DEL IPS

 

 

«Seguramente, en los próximos días vamos a ir a Buenos Aires para avanzar en ese sentido», agregó y explicó: «Tenemos que avanzar en la forma de pago y en los intereses. La deuda de 2018 sería de 342 millones de pesos de capital y lo bueno es que vamos a ir a discutir eso al día de la fecha, la actualización que puede haber para que pueda venir un monto actualizado. Eso sería hoy una cuota mensual de 62 o 63 millones de pesos».

 

A marzo de 2023, la deuda de la Anses con el IPS era de casi 10.000 millones de pesos. Por ese tema, en su momento la Provincia avanzó con una demanda contra la Nación.

 

En este sentido, vale recordar que son 13 las cajas provinciales, como el IPS en Corrientes, que no fueron transferidas a la Nación. Es decir que siguen en las órbitas provinciales. Respecto de eso, López remarcó: «Se notan mucho las diferencias entre las cajas transferidas y no a la Nación».

 

Detalló que en el IPS «hoy tenemos 33.000 jubilados y 35.000 beneficiarios, entre jubilaciones y pensiones».

 

Por otra parte, el interventor del IPS se refirió a la actualización de haberes municipales, ya que las Comunas realizan los aportes de sus empleados a la caja provincial para cuando estos se jubilen.

 

En ese sentido, dijo: «Estamos trabajando con cada uno de los Municipios». Explicó que, cuando las Comunas dan un aumento salarial, «no nos avisan o lo hacen tarde». De este modo, los procesos de actualización para con los jubilados de esas comunas se demoran, dado que estos tienen que informar al IPS cualquier modificación salarial que realicen.

 

Modernización

 

Por último, López se refirió a un trabajo que ya lleva años en el IPS y es la modernización del organismo. «Queremos avanzar con las pensiones digitalizadas, con los reconocimientos digitalizados y, si todo anda bien, después de mediados de año, podremos hacer la jubilación digitalizada automática», remarcó.

 

Fórmula jubilatoria

 

El Gobierno nacional postergó ayer cualquier definición sobre la reconfiguración de la fórmula jubilatoria que se arrastra desde la gestión de Alberto Fernández y Sergio Massa, con serias fallas que repercuten en el ingreso de los beneficiarios. Javier Milei, que puso el freno a un tema acuciante, enfrenta tres caminos.

 

El primer motivo del Gobierno sería esperar al tratamiento de la ley ómnibus en el Congreso, que no estaría en marcha hasta fines de abril, lo cual implicaría pagar un fuerte costo político por la erosión de la calidad de vida de los jubilados y, probablemente, la evaluación de nuevos bonos para corregir el desfasaje en los ingresos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba