Nacionales

Autorizan el uso de patentes de papel ante la falta de insumos para las chapas de los autos

La medida fue publicada ayer por el Dirección Nacional de Registro del Automotor (DNRPA) argumentando problemas para regularizar la provisión. Por ahora sólo involucra a quiénes necesitan reposición de matrículas por extravío o robo, pero podría extenderse a matrículas nuevas

La preocupante reducción de insumos de la industria automotriz causada por la falta de pagos al exterior que ya lleva 45 días no sólo afecta a los fabricantes de autos y de autopartes, sino que ahora empieza a impactar en otros rubros que hasta el momento no la habían padecido.

 

A través de una circular del Poder Ejecutivo Nacional que fue comunicada por la Dirección Nacional de Registros de la Propiedad Automotor (DNRPA), se ha conocido que la Casa de la Moneda, en su carácter de proveedora de las matrículas metálicas de los automóviles, las chapas patente, «ha manifestado tener dificultades en lo inmediato para regularizar la provisión de los pedidos realizados por las distintas oficinas registrales» de las placas de reposición.

 

Ante esta situación, se ha decidido extender la validez de las matrículas provisorias de papel que le fueron entregadas a los usuarios por los distintos registros ante un trámite de reposición por extravío o robo, que tenían una validez de 30 días, y cuya caducidad ahora queda prorrogada hasta tanto se entreguen las chapas definitivas.

 

Si bien el mercado de reposición de patentes es menor, y por ese motivo se ha tomado la decisión de extender la validez de la identificación de papel, de no regularizarse el suministro de insumos en los próximos días, podría afectar la entrega de las matrículas también para los autos nuevos. Mensualmente, en la Argentina, se matriculan en promedio unos 40.000 vehículos 0km por mes y otras tantas motocicletas, además de los vehículos agrícolas y trailers, lo que representa más de 120.000 patentes que deben confeccionarse.

 

A esta situación hay que agregar que en los últimos dos años, por razones que no están del todo claras pero que parecen provenir de la calidad de impresión de las propias matrículas, se han presentado muchos casos en los que las placas metálicas se despintan sin que haya una adulteración, lo que ha generado que se incrementen los pedidos de reposición de matrículas definitivas. Estos reemplazos también se han dado con frecuencia después de grandes tormentas que inundan las calles, ya que es bastante común que cuando el nivel llega a la altura de la patente, si el conductor se desplaza a determinada velocidad la presión del agua haga desprender la patente delantera. Cuando se hace una reposición, se cambian ambas chapas, por lo tanto se duplica el uso de los insumos también.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba