Internacionales

De Libia a Puerto Domingo: los terremotos que aniquilaron ciudades en este siglo

La magnitud de los desastres naturales devastó metrópolis enteras. Desde el comienzo del nuevo milenio, siete lugares fueron devorados o arrasados por la naturaleza.

Terremotos, tsunamis y desastres naturales impiadosos arrasaron ciudades enteras. La ciudad costera de Derna, en Libia, devastada por una enorme inundación, se sumó a una sombría lista de metrópolis casi aniquiladas por desastres naturales desde principios de siglo. Fueron paisajes imponentes que fueron reducidos a escombros, aunque con el tiempo algunos lograron reconstruirse.

Bhuj, 2001

Apenas 26 días después de comenzado el 2001 un enorme terremoto sacudió el estado de Gujarat, en el oeste de la India. Este desastre natural mató más de 20.000 personas.

La ciudad de Bhuj quedó arrasada. Sin embargo, tras años de esfuerzo masivo de reconstrucción convirtieron los escombros en un centro económico con dos nuevas carreteras de circunvalación, mejores sistemas de alcantarillado y un aeropuerto.

La transformación del gobierno local comenzó derribando templos y mezquitas para ampliar las carreteras. Sin embargo, ahora, prohibió la construcción de departamentos de más de una planta.

Bam, 2003

El 26 de diciembre de 2003 el sudeste de Irán padeció un terremoto mortal. La antigua ciudad de Bam quedó con el 80 por ciento de su infraestructura dañada o destruida.

Las autoridades expresaron que entre 26.000 y 32.000 personas murieron. El desastre fue de tal magnitud que el propio gobierno Estados Unidos se ofreció a enviar ayuda humanitaria y el gobierno iraní lo aceptó.

La joya de Bam, una ciudadela de 2.000 años de antigüedad, que era la estructura de adobe más grande del mundo, quedó en ruinas. A dos décadas del desastre, el 90% de la ciudad fue reconstruida.

Banda Aceh, 2004

A cinco días de cerrar el 2004, un terremoto de magnitud 9,3 frente al extremo occidental de Indonesia generó una serie de olas masivas que azotaron la costa de 4 países tan alejados entre sí como Indonesia, Tailandia, Sri Lanka y Somalia.

Ese 26 de diciembre, Indonesia no solo perdió la ciudad de Banda Aceh, también lloraron a las más de 170.000 víctimas que padecieron el fenómeno.

El desastre marcó el fin de un conflicto separatista de décadas en la metrópolis. Tras firmar la paz, se invirtieron más de 6.700 millones de dólares en la reconstrucción de Aceh. Con ese dinero se financiaron, entre otras cosas, 140.000 nuevas viviendas, 1.759 escuelas, 363 puentes y 13 aeropuertos.

L’Aquila, 2009

En las primeras horas del 6 de abril, un devastador terremoto azotó la histórica ciudad italiana de L’Aquila y mató a 309 personas. El fenómeno provocó que 20.000 viviendas resultaron destruidas.

Sobre el desastre la renovación. Una década después, los elegantes edificios y plazas de la ciudad que rememoran los períodos medieval, renacentista y barroco todavía se siguen renovando.

A pesar de la inversión, más de 8.000 personas siguen viviendo en viviendas temporales, la mayoría de ellas a prueba de terremotos.

Puerto Príncipe, 2010

A doce días de comenzada una nueva década, otro terremoto masivo destruyó la capital haitiana, Puerto Príncipe, y la región circundante. El sismo mató a más de 200.000 personas, destruyó los hogares de 1,5 millones de haitianos y destrozó gran parte de la frágil infraestructura del país.

Producto de este desastre, Haití se sumió en el caos y la miseria. Ese mismo año, una epidemia de cólera que llegó después del terremoto mató a más de 10.000 personas.

A diferencia de las anteriores ciudades y tras una década del terremoto, el centro de Puerto Príncipe, incluidas las sedes de múltiples agencias gubernamentales y el palacio presidencial, aún no fueron reconstruidos.

Minamisanriku, 2011

La ciudad costera fue una de las muchas del este de Japón devastadas cuando un terremoto submarino de magnitud 9,1 y un tsunami azotaron el 11 de marzo de 2011, provocando un desastre en la planta nuclear de Fukushima.

En Minamisanriku, un puerto pesquero de 17.600 habitantes, murieron unas 620 personas y alrededor del 60 por ciento de todos los edificios quedaron destruidos.

A diferencia de Haití, la ciudad japonesa demoró apenas seis años en recuperarse. Los residentes fueron reubicados y se habían reconstruido el ayuntamiento, las escuelas y los hospitales.

Derna, 2023

Hace unos días Libia vivió en carne propia la tragedia. La ciudad de Derna enterró más de 3300 habitantes, 10.000 desaparecidos y 40.000 desplazados.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba