Daniela Giménez, la nadadora que dejó su impronta en el Regatas

Minuto Mercedes

Buscamos la verdad y te la contamos 💻📱

Deportes

Daniela Giménez, la nadadora que dejó su impronta en el Regatas

Daniela Giménez es una extraordinaria nadadora chaqueña. Ganó los Regatas de Oro en 2010 y 2012; además de ser distinguida con el Olimpia 2015 en deporte adaptado. Próxima a disputar su cuarto Juego Paralímpico, ya estuvo en Beijing 2008, Londres 2012 y Río de Janeiro 2016 y estaba clasificada para Tokio 2020, sueña con lograr una medalla, ahora en Tokio 2021.
Su vigencia en la alta competencia internacional, de más de una década, la forjó a fuerza de mentalidad ganadora, profesionalismo, perseverancia y talento, que le permitió brillar en Nacionales, Sudamericanos, Parapanamericanos, Mundiales y Juegos Paraolímpicos.
Giménez reconoció que lleva a Regatas Corrientes en al corazón, habló de la natación, las citas internacionales, los éxitos, entre otros.
— ¿Qué significó haber ganado dos veces el Regatas de Oro?
—Impactante. Fue muy positivo en mi vida. En Corrientes es un premio muy importante, yo te diría en el Chaco, en toda la región del NEA. Regatas es un club tan fuerte que genera eso. Además siendo un Club que tiene muchos deportes muy fuertes, con atletas de Selección, en niveles internacionales, ser reconocida de esa forma para mí fue un honor muy grande.
— Regatas Corrientes, ¿qué valor tiene en su vida?
—A Regatas lo llevo en el corazón. Cuando yo estaba sin entrenar y se venía Beijing, mis primeros Juegos, demasiadas cosas estaban pasando por mi cabeza. Muchas complicaciones, sin pileta, sin entrenador. Y en ese momento Regatas me abrió sus puertas, sin pedirme absolutamente nada a cambio. Sergio (Sainz) y “Leo” (Leonardo Cabral), que estaban en ese momento, me ayudaron un montón. Y eso significó todo.
— Regatas le hizo descubrir otro deporte. ¿Es así?
—Increíble. Regatas me hizo amar el básquet. Terminar el entrenamiento y quedarnos a mirar todos los partidos fue un momento único en mi vida. Me acuerdo de que el paraguayo (Javier) Martínez era ídolo y Pedro Calderón amigo, así que los iba a mirar a ellos. Estuve cuando Regatas salió campeón de la Liga. Me divertí mucho, pasé los mejores momentos de mi vida en Regatas.
— ¿Qué importancia tiene la natación en su vida?
—La natación es un gran pilar. Me regaló la vida que tengo la suerte de llevar hace muchos años. Le debo un montón, me enseñó muchas cosas. La natación y todo su contexto, llámese clubes, ciudades, familias me hicieron lo que soy hoy. Agradecida y contenta, no me puedo quejar, tengo una vida excelente.
— Daniela Giménez es una deportista que año tras año buscó superarse, nuevas metas, nuevos objetivos. Allí surgió la posibilidad de ir a Australia, ¿cómo fue esa experiencia?
—Irme a Australia me vino como anillo al dedo. Yo en Regatas estaba cumpliendo un ciclo. Siempre mis mudanzas estuvieron relacionadas con los entrenamientos, y en esa oportunidad se conectaron un par de cosas, que me dieron la posibilidad de entrenar en uno de los países más fuertes en natación que existen en el mundo.
Fue un experiencia maravillosa, aprendí muchísimo, me costó mucho también, porque en general tienen una cultura muy distinta a la nuestra, y eso se reflejó en los entrenamientos. Entrené en formas como nunca me imaginé, con entrenadores increíbles, en piletas increíbles. Aprendí mucho, me encantó.
— El 2019 fue un año excelente con dos competencias internacionales de primerísimo nivel. Arranquemos con los Parapanamericanos en Lima. ¿Cuál es el balance de su performance, cómo se sintió?
—Lima fue muy difícil porque tenía muchas pruebas que nadar, en poco tiempo. El clima no ayudó, me enfermé. Así que estuve un par de días entrenando con fiebre. Me sentía muy mal, medicada, sin poder dormir. Por lo que fue una competencia psicológica. Fue pura cabeza. Terminé muerta, agotadísima, muy cansada, pero contenta porque los resultados acompañaron al trabajo que veníamos haciendo.
— Llegó su sexto Mundial, Londres, con el bronce en los 100 Pecho, ¿cómo fue?
—En Londres siguió el cansancio, no podía más (se ríe), pero tenía que correr los 100 Pecho el último día, por lo que aproveché la semana para recuperarme de a poco. Sentí que tenía una gran oportunidad en esa prueba, en Lima ya me había sentido muy bien. Sentí que podía bajar la marca. Así que di lo mejor de mí y se reflejó en el resultado (bronce). Terminé muy emocionada, también por lo que se venía. A mí me pasa cuando se logra un objetivo, se puede reafirmar que venimos por el buen camino y ya estoy mirando al siguiente. Es como un hambre de más, y más. Así que estaba muy contenta.
— Tokio 2020 iba a representar su cuarto Juego Paralímpico. ¿Cómo tomó la noticia de la postergación para 2021?
—La noticia me pegó muy fuerte. Los atletas no se preparan para un juego Paralímpico en unos meses, son años de trabajo. Así que a nadie  le habrá caído bien. Yo ya estaba clasificada, venía de un gran 2019, tenía muchas ganas de ir, pero bueno es lo que nos toca vivir.
Una semana bajoneada, más yo que estaba en Buenos Aires sola, en cuarentena, y no poder apoyarme en nadie en ese momento fue muy duro. Pero listo, llegó un día que me sacudí toda, no me gustó nada, me estaba quejando demasiado y cuando se extendió la cuarentena vino una amiga a vivir conmigo, y así superé esta situación.
Pero el objetivo sigue siendo el mismo, no será este año, será el año que viene. Habrá que trabajar, hacer los ajustes necesarios para llegar de la mejor manera.

Avatar
Rafael Escalante Administrator
Director General del Periódico Minuto Mercedes
follow me
×
Avatar
Rafael Escalante Administrator
Director General del Periódico Minuto Mercedes
follow me
Latest Posts

Comment here