Video: Las complicaciones que genera la lluvia en un Santuario que mueve millones de pesos en enero

Minuto Mercedes

Buscamos la verdad y te la contamos 馃捇馃摫

Locales

Video: Las complicaciones que genera la lluvia en un Santuario que mueve millones de pesos en enero

Es incalculable la fortuna que se mueve en enero en el santuario del Gaucho Gil, sin embargos no hay mejoras y las personas en d铆as de lluvias dejan su vida a la merced de la suerte.

 

Ya pas贸 el fervor por la gran fiesta del “Gauchito m谩s popular del mundo”, ese que seg煤n cuenta la leyenda y respalda la f茅 de cada uno de sus promeseros es el Santo que robaba a los ricos para聽 brindar ayuda a los pobres. Ahora es tiempo de contar la misma historia, la de siempre, la que marca que no van a haber mejoras en el Predio, ni mucho menos obras para que puedan llegar soluciones en un lugar lleno de complicaciones y mucho m谩s en 茅pocas de lluvias.

 

Lamentablemente, los promeseros dejan billetes desde cinco pesos hasta mil, otros optan c贸mo moneda peculiar del pago de alg煤n milagro un objeto de valor, hasta una camioneta cuenta que entregaron una vez. Toda esa fortuna incalculable que se recauda a帽o tras a帽o, que representa muchos millones de pesos no se saben cual es el destino real. No hubo ning煤n tipo de avances cuando estaba Ra煤l Rold谩n al frente, ni tampoco ahora que est谩 Ramona Villalba.

“Es indignante ver y pasar por esto nos no merecemos ser recibido as铆 no hay un control todo es una afano”, manifest贸 un visitante que estuvo en el predio ayer, con la copiosa lluvia que ca铆a en nuestra ciudad. Algo que se volver谩 a repetir a帽o tras a帽o, problemas para ingresar al predio, mucho m谩s para circular y el peligro latente de las precarias instalaciones el茅ctricas.

 

Todos le rezan a Antonio Mamerto Gil Nu帽ez, m谩s conocido como el Gauchito Gil.聽Le agradecen, le piden protecci贸n, que les d茅 una mano,聽“un favorcito”, igual que se le pide a un amigo. Entonces, es entendible que ese promesero se sienta mal al ver el estado de predio; que m谩s que un lugar de adoraci贸n al Santo popular, se parece al “shopping” precario de cualquier villa argentina.

 

Comment here