Amenzaron a la hermana de joven encontrado muerto en el Miriñay: “Te vas a ir con él”

Minuto Mercedes

Buscamos la verdad y te la contamos 💻📱

Policiales

Amenzaron a la hermana de joven encontrado muerto en el Miriñay: “Te vas a ir con él”

Cuatro policías están sospechados por la muerte del joven. “Dejate de joder y pensá en tus hijos”, continúa el escalofriante mensaje.

El ca­so de “Ni­no” Lar­gue­ri -­aparecido muer­to en Mon­te Ca­se­ros en ex­tra­ñas circunstancias-­ por el cual hay cua­tro po­li­cí­as sos­pe­cha­dos, dio pa­ra ha­blar, has­ta el pun­to de que la cau­sa, lue­go de lle­gar al de­ba­te oral y pú­bli­co, fue de­vuel­ta a la ins­truc­ción. Re­cien­te­men­te, su her­ma­na Ana­hí An­dra­de de­nun­ció de ma­ne­ra pú­bli­ca que re­ci­bió vía te­le­fó­ni­ca una se­rie de ame­na­zas. “Es­to se ha­ce con el fin de me­ter mie­do a la so­cie­dad y pa­ra des­mo­ra­li­zar­me”, in­di­có en una en­tre­vis­ta.

So­bre la muer­te del jo­ven se re­a­li­zó un do­cu­men­tal en el que se ex­pli­ca el ca­so, que es am­plia­men­te co­no­ci­do en la lo­ca­li­dad co­rren­ti­na y el res­to de la pro­vin­cia. Di­cho ma­te­rial au­dio­vi­sual se es­tre­na­rá den­tro de po­cos dí­as y, en ese mar­co, es que An­dra­de sos­tu­vo que lle­ga­ron a su ce­lu­lar una se­rie de men­sa­jes de tex­to y au­dios vía what­sapp que, se­gún re­la­tó, ya fue­ron pre­sen­ta­dos a la Fis­ca­lía co­mo prue­ba de las ame­na­zas.

 

“De­ja­te de jo­der con ‘Ni­no’, ¿sos lo­ca o qué te pa­sa?”; “te vas a ir con tu her­ma­no, pen­sá en tu ma­ri­do y tus hi­jos”, fue­ron al­gu­nos de los men­sa­jes que tex­to men­cio­na­dos por An­dra­de an­te el me­dio AVC Pro­duc­cio­nes, de Mon­te Ca­se­ros. Ade­más, ex­pre­só que re­ci­bió un au­dio por What­sapp, en el que se es­cu­cha a una mu­jer ma­yor ame­na­zán­do­la.
Al res­pec­to, di­jo que, de fon­do, en el men­sa­je de au­dio se pue­den es­cu­char las vo­ces de otras per­so­nas, por lo que se sos­pe­cha que fue en­via­do “des­de la co­mi­sa­ría de Mon­te Ca­se­ros”.

En ese sen­ti­do, in­di­có que ha­ce res­pon­sa­ble de su in­te­gri­dad fí­si­ca y la de su fa­mi­lia “al Go­bier­no, a la Po­li­cía y al po­der po­lí­ti­co y ju­di­cial”. Al res­pec­to, re­cor­dó que “fre­na­ron el jui­cio y as­cen­die­ron a los cua­tro po­li­cí­as”.

Es­ta du­ra acu­sa­ción se su­ma a la que ha­bía efec­tua­do el año pa­sa­do el abo­ga­do Her­min­do Gon­zá­lez, quien re­pre­sen­ta a la fa­mi­lia de “Ni­no”. El le­tra­do, en su mo­men­to, sos­tu­vo que el mu­cha­cho era hos­ti­ga­do por agen­tes po­li­cia­les pa­ra que ven­die­ra dro­ga en la ciu­dad, por lo que se re­la­cio­na su muer­te di­rec­ta­men­te con el nar­co­trá­fi­co de Mon­te Ca­se­ros.
“Lar­gue­ri era un mu­cha­cho muy co­no­ci­do en la ciu­dad, por lo que, apa­ren­te­men­te, es­ta­ba sien­do hos­ti­ga­do por­que se le tra­ta­ba de im­po­ner que lle­ve ade­lan­te la ven­ta de es­tu­pe­fa­cien­tes en los lo­ca­les bai­la­bles y lu­ga­res noc­tur­nos de Mon­te Ca­se­ros”, in­di­có el abo­ga­do en su mo­men­to.

En ese sen­ti­do, di­jo que “Ni­no” es­ta­ba por re­a­li­zar una de­nun­cia con­cre­ta pa­ra ex­po­ner es­tos “a­prie­tes”, pe­ro ja­más pu­do ha­cer­lo, ya que apa­re­ció muer­to.
De­be re­cor­dar­se que el mu­cha­cho fue de­te­ni­do por agen­tes du­ran­te la no­che del 14 de agos­to de 2015, cuan­do es­ta­ba den­tro de una ca­sa. Al po­co tiem­po, tes­ti­gos lo vie­ron en un des­cam­pa­do, tras lo cual fue nue­va­men­te arres­ta­do por la Fuer­za pro­vin­cial.
Esa fue la úl­ti­ma vez que se lo vió vi­vo, ya que lue­go de es­to, es­tu­vo de­sa­pa­re­ci­do has­ta el 31 de agos­to, cuan­do su cuer­po apa­re­ció flo­tan­do en las aguas del río Mi­ri­ñay.

Gon­zá­lez tam­bién ha­bía di­cho que los im­pu­ta­dos ten­drí­an re­la­ción di­rec­ta con es­tas ac­ti­vi­da­des in­ti­mi­da­to­rias, lo que ex­pli­ca­ría una se­rie de irre­gu­la­ri­da­des que in­ter­pre­tó co­mo in­ten­tos de en­cu­bri­mien­to.
Pa­ra ejem­pli­fi­car es­to, re­cor­dó que la au­top­sia del ca­dá­ver fue cues­tio­na­da de­bi­do a que, se­gún el mé­di­co po­li­cial, el jo­ven fa­lle­ció por una as­fi­xia por in­mer­sión, pe­ro en “las fo­to­gra­fí­as, se pue­de ver cla­ra­men­te que te­nía he­ma­to­mas” que ha­brí­an si­do el pro­duc­to de gol­pes.

Es­to, lue­go que­dó co­rro­bo­ra­do pú­bli­ca­men­te gra­cias a or­ga­nis­mos de De­re­chos Hu­ma­nos lo­ca­les que si­guie­ron el ca­so, en­ca­be­za­dos por An­dra­de, y que pu­bli­ca­ron fo­to­gra­fí­as en las que se pue­den ver mo­re­to­nes en el ca­dá­ver del mu­cha­cho.

El año pa­sa­do, los agen­tes Cris­tian Fa­bián Íba­lo, Ra­món An­to­nio Go­ín, Wal­ter Gar­cía y Ro­ber­to Agui­rre fue­ron lle­va­dos a jui­cio por “pre­sun­ta pri­va­ción ile­gí­ti­ma de la li­ber­tad y ve­já­me­nes”. Sin em­bar­go, los jue­ces sos­tu­vie­ron que el ca­so de­bía ser in­ves­ti­ga­do co­mo “ho­mi­ci­dio”, por lo que fue en­via­do nue­va­men­te a ins­truc­ción.

 

Fuente: Diario Época

Comment here