La increíble historia de Fito, el hombre que vive en la calle y ganó $500.000

Minuto Mercedes

Buscamos la verdad y te la contamos 💻📱

Nacionales

La increíble historia de Fito, el hombre que vive en la calle y ganó $500.000

Hace algo más de 24 horas, el miércoles por la noche, uno de los trending topics de Twitter en la Argentina era “Fito”. Hubo quienes pensaron que algo había pasado con Páez, pero no: “Fito” es Mario Rodolfo Frati, un hombre de 59 años que participó de “¿Quién quiere ser millonario?”, el programa de preguntas y respuestas que conduce Santiago del Moro en Telefé, y ganó 500 mil pesos.

 

Hay algunos indicios de que al menos algunas de las cosas que Frati cuenta de sí mismo podrían ser ciertas. Alguien que lo reconoce como habitué del shopping Unicenter, alguien que lo recuerda del ambiente del rock en los 80. Sin embargo, muchas de sus anécdotas no tienen por ahora otro respaldo que su palabra. Entre muchas otras cosas, le contó a Clarínque jugó al fútbol en un equipo junto al “Flaco” Spinetta (“él jugaba de nueve y yo de once”, detalló) y que una vez estuvo a pocos metros de Perón en un entrenamiento de San Lorenzo (cuenta que lo asombró su tamaño corporal y el color de su pelo, su “carmelazo”).

En Twitter, algunos se conmovían y otros desconfiaban: no faltaron los tuits que aseguraron que “Fito” estaba vinculado a la producción del programa y que “estaba todo arreglado”.

“Me nefrega” (no me importa), le dice Fito a Clarín en un bar del shopping Unicenter que eligió para ser entrevistado en la tarde-noche del jueves. Y suma: “El dolor te blinda, así que lo que hayan dicho sobre arreglos y demás, ponelo así: me nefrega“. Al costado de la mesa en la que toma un café con una porción de torta tiene una bolsa con algo —un poco— de ropa. Las mozas y los encargados del café lo conocen: “Viene todos los días, intenta elegir siempre la misma mesa, en un costadito. Es un ídolo, una persona muy inteligente y muy amable”, cuenta una de las camareras.

La aparición de Fito en el programa de Telefé tuvo efectos inmediatos: “Me pidieron fotos, sobre todo mujeres grandes y nenes chiquitos, es mi target. Y se acercó gente a saludar”, cuenta Frati. Sólo usa Facebook: “En apenas unas horas me llegaron 112 solicitudes de amistad, pero yo sé cómo es esto, se te acercan todos. Acepté nada más que dos”, dice.

Según le muestra a Clarín, guarda los cartones con los que se arma lo que él llama un “semiataúd” justo al lado de uno de esos gabinetes con tableros de las empresas de energía eléctrica, a tan solo un metro del muro bajo que le sirve de límite a la colectora de la autopista Panamericana. Según explica Fito, duerme prácticamente pegado al muro de cemento, a unos cien metros del puente de la calle Edison.

Consultado sobre si buscó trabajo durante los años que lleva en la calle, responde: “Estaba tan triste que estuve mucho tiempo sin documento. Hace algunos meses vi un aviso clasificado para franquero en un garaje y fui, pero hacía falta documento. En una inmobiliaria, para hacer guardias, me pedían lo mismo. Lo tramité hace un poco más de un mes”.

Y ante la pregunta del (medio) millón, sobre qué va a hacer con el premio que ganó en televisión, dice: “Es un milagro. Yo fui al cementerio adonde están mis viejos a pedirles que me tiraran una, y tres días después me llamaron para decirme que había quedado en el casting del programa. Volví al cementerio antes de participar y me fue bien. Esto es un milagro. Una nueva oportunidad. Pero hay que ser prudente porque debe ser la última. Así que ahora tal vez me vaya a Punta del Este un tiempo, unos amigos me avisaron que hicieron una colecta para que me quede allá un tiempito. El encargado de un local de acá de Unicenter me dijo que me puede ayudar a encontrar una habitación por un tiempito. Yo veía que se me venía el invierno encima y no lo quería volver a pasar en la calle. Es un milagro”. Todavía no sabe, cuenta, qué destino va a darle a su premio. “Voy a esperar, mientras pueda vivir con poca plata, voy a manejarme con prudencia”, insiste.

Comment here