Padre reclama poder ver a su hija pero hace cuatro años no lo dejan

Minuto Mercedes

Buscamos la verdad y te la contamos 💻📱

Policiales

Padre reclama poder ver a su hija pero hace cuatro años no lo dejan

La menor y su progenitora estarían radicadas en la ciudad de Resistencia, en casa de los abuelos maternos. Un juzgado de Corrientes también medió en el conflicto.

 

Un hom­bre man­tie­ne una lu­cha ju­di­cial que ya lle­va ca­si cua­tro años, con su ex­pa­re­ja, quien to­mó la de­ci­sión de lle­var­se a su hi­ja de Bue­nos Ai­res ha­cia Cha­co, im­pi­dien­do al pro­ge­ni­tor po­der te­ner con­tac­to con la ni­ña. “Lle­ga­ron a ha­cer­le un Pa­sa­por­te, de for­ma ile­gal, pa­ra sa­car­la del pa­ís y sin mi con­sen­ti­mien­to”, di­jo Lio­nel, el pa­pá de la me­nor.
To­do co­men­zó a fi­nes de 2018, cuan­do M. Pi­ce­da, em­pre­sa­ria y ma­dre de la ni­ña, to­mó la de­ci­sión de lle­var­se a la pe­que­ña ha­cia la re­si­den­cia de los abue­los ma­ter­nos, en la pro­vin­cia del Cha­co, y des­de allí co­men­za­ron las tra­bas pa­ra Lio­nel Char­cha­fli, ex­pa­re­ja de la jo­ven y pa­dre de la ni­ña de 4 años, de po­der man­te­ner un li­bre con­tac­to con su hi­ja.
“In­cre­í­ble­men­te ellos -­los pa­dres de Piceda-­, po­ní­an los dí­as y ho­ra­rios pa­ra que yo pu­die­ra ver a mi hi­ja, y te­nía que ser ba­jo es­tric­to con­trol y su pre­sen­cia, co­mo si yo fue­se un de­lin­cuen­te o al­go pe­or. Me lle­ga­ron a de­cir que a par­tir de aho­ra ten­go que com­prar­le un de­par­ta­men­to a mi ex­pa­re­ja y pa­gar­le tres aé­re­os men­sua­les pa­ra ella, mi hi­ja y un acom­pa­ñan­te más, pa­ra que la pue­dan lle­var a Bue­nos Ai­res”.

“En Fe­bre­ro de 2019 y pe­se a que yo me ne­gué, de­ci­die­ron sa­car­la del pa­ís, lue­go de ha­cer­le un Pa­sa­por­te fal­so, ya que yo ten­go en mi po­der el su­yo, por­que ja­más se le per­dió, co­mo ellos adu­je­ron”, ex­pli­có Char­cha­fli.
Ac­tual­men­te, la cau­sa sa­lió de los es­tra­dos de Fa­mi­lia, de­bi­do a la can­ti­dad de de­nun­cias pe­na­les que pe­san, no só­lo con­tra Pi­ce­da, si­no tam­bién con­tra su fa­mi­lia.
Las cau­sas son: im­pe­di­men­to de con­tac­to. De­so­be­dien­cia ju­di­cial, a cua­tro jue­ces dis­tin­tos. Ame­na­zas co­ac­ti­vas. Vio­len­cia. Es­ta­fa pro­ce­sal y fal­se­dad ide­o­ló­gi­ca. Sa­car a la me­nor del pa­ís, sin au­to­ri­za­ción del pa­dre y con la pro­hi­bi­ción de sa­li­da de un juez de la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res, ra­ti­fi­ca­da por Cá­ma­ra de Ape­la­cio­nes. Por sa­car­le un nue­vo Pa­sa­por­te. Por no res­pe­tar el Ais­la­mien­to So­cial Pre­ven­ti­vo y Obli­ga­to­rio, ex­po­nien­do a la ni­ña an­te el COVID-­19. Al me­nos seis de esas de­nun­cias ya tie­nen re­que­ri­mien­to de ele­va­ción a jui­cio.
Des­de 2018 a la ac­tua­li­dad Lio­nel Char­cha­fli ha re­co­rri­do cuan­to juz­ga­do pu­do pa­ra ra­di­car las co­rres­pon­dien­tes de­nun­cias. El úl­ti­mo in­ten­to de po­der acer­car a las par­tes y que el jo­ven pue­da re­en­con­tra­se con su hi­ja, su­ce­dió a me­dia­dos de Ju­nio de 2021, cuan­do el Juz­ga­do de Ins­truc­ción Nº1. El pa­pá via­jó a Co­rrien­tes, pe­ro la au­dien­cia se sus­pen­dió y a pe­sar de ello, la ma­dre de la me­nor vol­vió a im­pe­dir el tan es­pe­ra­do re­en­cuen­tro.
Aho­ra, y tras una nue­va de­nun­cia pre­sen­ta­da es­ta vez en Co­rrien­tes, in­ten­tan que­brar ese im­pe­di­men­to, ase­gu­ran que la ni­ña y su ma­dre es­tán en sue­lo co­rren­ti­no, en una vi­vien­da de Pa­so de la Pa­tria.

Comment here