Patota atacó a un joven y le abrió el estómago a cuchillazos

Minuto Mercedes

Buscamos la verdad y te la contamos 💻📱

Policiales

Patota atacó a un joven y le abrió el estómago a cuchillazos

Un joven de 25 años se debate entre la vida y la muerte, luego de ser atacado a puñaladas, según estiman, por al menos tres personas en un asentamiento próximo al barrio Patono. A pesar de que “ninguno de los vecinos vio nada”, los investigadores creen que puede tratarse de un hecho fortuito, ya que la víctima es de otro barrio y regresaba de pasar la tarde con su padre. Llegó al hospital con múltiples cuchillazos, el estómago abierto y las vísceras afuera.
Ocurrió el martes alrededor de las 20 por calle Facundo Quiroga y la intersección de la calle Gaboto, a pocos metros del barrio Patono de la capital correntina.
Una llamada al 911 alertó a la Policía en forma anónima dando detalles de que un muchacho había sido atacado a cuchillazos. Cuando los uniformados llegaron al lugar, la escena era de un dramatismo impresionante: la propia víctima, tirada en el piso, sostenía sus vísceras salidas del estómago, donde había recibido una de las siete cuchilladas.
Según datos a los que tuvo acceso época, la víctima es de apellido Rojas, tiene 25 años y presentaba una herida penetrante en región super alterna derecha (pecho), otra herida penetrante en abdomen izquierdo con salida de vísceras, además de tres heridas cortantes penetrantes en muslo izquierdo, otra en el muslo derecho y la última puñalada en la región de la muñeca izquierda, por lo que la pérdida de sangre era importante.
Una ambulancia de la Dirección de Emergencias Sanitarias (107) se hizo presente casi al mismo tiempo que los móviles policiales y trasladaron al herido directamente hacia el Hospital Vidal y posteriormente hacia el Hospital Escuela, donde ya lo aguardaban los médicos de guardia que lo ingresaron al quirófano.
“Sus heridas son gravísimas. Los cuchillazos en el pecho y en el estómago dañaron órganos vitales y la pérdida de sangre fue considerable; su estado general es desesperante. El paciente presenta lesiones que ponen en peligro su vida”, indicó el doctor Godoy, médico de guardia del hospital al que ingresaron a Rojas.
En medio del traslado de la víctima, se hizo presente en el lugar del ataque un hombre de apellido Ozuna, quien sería el padre del joven herido y que confirmó a los uniformados que un rato antes, Rojas había estado en su casa y luego se retiró, ya que el muchacho se dirigía hacia el barrio Sol de Mayo, donde vive.
Como suele suceder en estos casos, los vecinos del lugar “no vieron nada”, por lo que la Policía comenzó una investigación en la que hay por el momento muy pocos datos, aunque no se descarta que el hecho pudo haber sido un ataque fortuito debido a que la víctima no pertenecía al barrio y sólo había ido a visitar a su padre.
El fiscal Gustavo Robineau instruye en la causa que quedó bajo jurisdicción de la comisaría Duodécima. Asimismo, se dio participación a efectivos de la Dirección de Investigación Criminal y de la Dirección de Investigaciones para colaborar con el esclarecimiento. Al cierre de esta edición, fuentes policiales confirmaron que Rojas continuaba internado en el Hospital Escuela y por el caso no había arma incautada, ni detenidos, aunque hay pistas concretas.

Comment here