La increíble premonición de un tripulante del ARA San Juan

Minuto Mercedes

Buscamos la verdad y te la contamos 💻📱

Nacionales

La increíble premonición de un tripulante del ARA San Juan

‘Él no quería navegar más ahí. Incluso pidió bajarse de esta navegación, pero le dijeron que no’, sostuvo su esposa.

La tragedia del ARA San Juan será un hecho imposible del olvidar para el corazón de los argentinos. Es difícil esperar que alguno de los 44 tripulantes tenía noción de lo que estaba a punto de pasar, sin embargo, Ricardo Gabriel Alfaro, se despidió de su esposa generando incertidumbre por el estado del submarino.

“Siempre tenemos problemas. El ARA está cada vez peor. No sé cómo quieren navegar con el submarino así. Nosotros no valemos nada para la Armada.Somos chanchitos de la india para ellos”, recordó su mujer, Andrea Mereles, en declaraciones al portal Rio Negro, haciendo referencia sobre las incesantes quejas de su esposo luego de cada navegación.

“En el ARA pasaba de todo. Hubo cortes de luz, principios de incendio, fallas en las válvulas”, comentó Mereles, quien agregó: “En un viaje que realizaron a un suboficial tuvieron que darle 5 o 6 puntos de sutura, porque una válvula le pegó en la cabeza”.

A pesar de que el submarino no se encontraba en un estado óptimo, Andrea describió un episodio que le genera algunas dudas sobre lo que pudo haber ocurrido. “En la navegación previa al hundimiento me dijo que los siguió un submarino inglés. Contó que habían visto a un barco ‘hacer cosas ilegales (él no me precisó qué)’ y tras esto se comunicaron con la base de Malvinas, y apareció ese submarino que los persiguió”, expresó.

También señaló que Alfaro se negó por distintos medios a realizar este viaje, pero que el pedido fue rechazado. “Él no quería navegar más ahí. Quería irse a Misiones, para trabajar en el Comando de la Fuerza de Submarinos. En 2017 le salió ese traslado y éste hubiera sido su último viaje. Incluso pidió bajarse de esta navegación, pero le dijeron que no”.

“Al despedirse se fue con el remís, pero hizo dos cuadras y volvió. Ahí me dijo que, si no volvía, no les perdonara nada a los de la Armada. Todavía no puedo creer lo que nos pasó. Hubiera sido su último viaje, porque el traslado ya estaba. Y fue el último, porque nunca volvió”, sentenció.

Comment here