La increíble historia del Italpark y la maldición de una bruja que provocó su caída

Minuto Mercedes

Buscamos la verdad y te la contamos 💻📱

Nacionales

La increíble historia del Italpark y la maldición de una bruja que provocó su caída

Marco Bustamente te cuenta la historia del centro de diversiones que fue furor en el cruce de Callao y Libertador. La relación con el Parque Japonés, emplazado en el mismo lugar y con otros funestos antecedentes.

 

Resulta que Luis Zanón, inversionista italiano, llegó a la Argentina luego de la Segunda Guerra Mundial, con intenciones de construir un parque de este estilo para homenajear al “Fratelli Zanón”, que sufrió las terribles consecuencias del enfrentamiento bélico.

Tras varios años de búsqueda, en el cruce de las avenidas Callao y Libertador, encontraron el lugar perfecto. Un terreno de 4500 metros cuadrados que fue testigo de la inauguración del Italpark, dónde 10.000 personas ingresaban por día a sus 35 juegos.

Para empezar con la desgracia, el 7 de mayo de 1978, un incendio del cual todavía no se saben las causas, destruyó el Tren Fantasma. Años después, en 1989, otro incendió hizo lo propio con otra de las atracciones,  la pista de autos “Súper Monza”. No contentos con esto, solo meses separaron la última tragedia con el incendio del “Laberinto del Terror”.

Finalmente, en 1990 llegaría la tragedia definitiva y la que marcó la suerte del ItalPark. El 29 de julio, uno de los carros de uno de los juegos se desprendió y asesinó a Roxana Celia Laimo (15) e hirió de gravedad a su amiga Karina Benítez. Después se confirmó que el juego nunca había recibido una revisión técnica. Por supuesto que el parque cerró, pero aquí no termina esta historia.

El parque siguió provocando desgracias incluso luego de cerrar sus puertas.

Posteriormente, un operador apodado “Rolo”, estaba arreglando uno de los juegos que pertenecieron al ya cerrado parque en Luján, cuando uno de los juegos se puso en marcha solo y mató a este hombre. Por si esto no fuera lo suficientemente curioso, Rolo había cortado previamente la electricidad.

Sin embargo, lo que poca gente conoce es que estos sucesos no son casualidad. La “maldición” del Italpark tiene un origen.

En 1911, se construyó en Buenos Aires el “Parque Japonés”, el parque de diversiones más grande de la región. Lo peculiar es que se construyó en el mismo lugar dónde casi 50 años después estaría el Italpark. Esto fue un éxito total, tanto, que los vecinos de la “high society” molestos por la alteración de la paz que había causado el lugar, le soltaron un importante billete a una bruja, para que maldijera el lugar y todo lo que allí estuviese.

Esta señora resultó ser bastante efectiva, ya que solo días después un pequeño incendio se dio en el lugar, siendo esto solo un prólogo de otras enormes llamaradas que destrozaron todo el complejo en 1926.

Para algunos pudo haber sido una simple coincidencia, sin embargo, ya conocen el dicho: “Las casualidades no existen”.

Comment here