La presencia de China en un estratégico archipiélago enciende las alarmas de la India

Minuto Mercedes

Buscamos la verdad y te la contamos 💻📱

Mundo

La presencia de China en un estratégico archipiélago enciende las alarmas de la India

Un pequeño y paradisiaco archipiélago del Océano Índico se convirtió en un nuevo frente en el enfrentamiento entre China e India, un país que mira con cada vez más recelo a las ambiciones del régimen de Xi Jinping en su tradicional zona de influencia.

Esta vez, después de los sangrientos choques en en el Himalaya, la disputa entre los dos países más grande de Asia se libra con fondos multimillonarios para infraestructura civil: en particular, puentes muy largos.

En 2018, gracias a préstamos chinos, el gobierno de Maldivas inauguró un puente de 2,1 kilómetros de largo que conecta dos de las islas del país: Malé, donde se encuentra la capital, y Hulhule, donde se encuentra el aeropuerto. El puente fue construido por una empresa china que empleaba a trabajadores chinos, con dinero chino. En total, costó 200 millones de dólares. A la obra se le dio un nombre sugestivo: “Puente de la amistad entre China y Maldivas”.

En agosto, sin embargo, India, una histórica aliada de Maldivas, decidió contraatacar con la construcción de un nuevo puente: conectará Malé con otras islas de la misma zona, y será mucho más largo (6,7 kilómetros) y más caro (500 millones de dólares).

La respuesta india se debe a que el aumento de la influencia china en Maldivas, el país más pequeño de toda Asia, tanto por extensión territorial como por población, es un grave problema geopolítico para Delhi. Las 1.190 islas de coral que componen el archipiélago son atravesadas por rutas marítimas de fundamental importancia para el país: por allí transita el 80 por ciento del comercio exterior y el 50 por ciento de las importaciones de energía indias.

Por otra parte, esa zona también es importante para China, ya que el 62 por ciento del petróleo crudo que el país importa de África y Oriente Medio pasa por esas mismas rutas.

Pero el país está geográficamente cerca de la India, a 700 km de sus islas Laquedivas y a 1.200 km de la península india, y para ello Nueva Delhi quiere evitar que después de Sri Lanka, otro país vecino caiga bajo la influencia de Beijing, cada vez más amenazante en las aguas del Indo-Pacífico.

Infraestructura y trampa deuda: la estrategia de Beijing en Maldivas

Para lograr sus objetivos, China supo aprovechar de un cambio de régimen en el archipiélago. Antes de finales de 2011, China ni siquiera tenía una embajada en las Maldivas. Pero las cosas cambiaron rápidamente después de la elección en 2012 de Abdulla Yameen, un líder con tendencias autoritarias que decidió cambiar la postura diplomática del archipiélago y abrirse a China.

Tras la apertura de la embajada Jinping visitó el país en 2014, en la primera visita de un líder chino al país; así, Maldivas se convirtió en una pieza fundamental de “La Nueva Ruta de la Seda”, el gran proyecto de infraestructura a través del cual China busca abrir nuevos mercados para sus empresas y, a la vez, aumentar su influencia en una gran área entre Asia, África y Europa. Un proyecto que, según los críticos, el régimen comunista utiliza para hacerse con los recursos de los países involucrados.

Durante el gobierno de Yameen, China financió proyectos muy ambiciosos en las Maldivas, como la expansión del aeropuerto por 800 millones de dólares y la construcción de 7.000 apartamentos en la isla artificial de Hulhumalé, construida para resolver los problemas de superpoblación del archipiélago.

El primer ministro chino Li Keqiang con el ex presidente de Maldivas Abdulla Yameen durante un enceuntro en Beijing en 2017. (REUTERS/Fred Dufour//archivo)El primer ministro chino Li Keqiang con el ex presidente de Maldivas Abdulla Yameen durante un enceuntro en Beijing en 2017. (REUTERS/Fred Dufour//archivo)

Al igual que en otros países, los proyectos de infraestructura chinos en las Maldivas también han generado una enorme deuda. China no sólo otorgó préstamos a elevadas tasas de interés, sino que además prestó cientos de millones de dólares gracias a una línea de garantía soberana: significa que si la empresa quiebra, es el gobierno de Maldivas el que tiene que reembolsarlos a los bancos chinos.

Se trata de una estrategia que China implementó con éxito —para sus propósitos— en varios países pequeños y con problemas económicos, siendo el caso de Sri Lanka el más notorio.

Según estimaciones, rechazas por el gobierno chino, Maldivas debe 3.100 millones de dólares a China. Más de la mitad del PIB nacional, que no supera los 6 mil millones. Según otras estimacionesla deuda de Maldivas con China sería algo menor, de entre 1.100 y 1.400 millones de dólares.

No obstante, esa enorme deuda fue la principal razón lo que provocó un cambio político en Maldivas. En 2018, Yameen fue sorprendentemente derrotado en las elecciones. En su lugar fue elegido Ibrahim Mohamed Solih, un aliado del primer ministro indio Narendra Modi y quien restauró en gran medida la política exterior de Maldivas a su postura tradicional pro-Delhi. En tanto, Yameen fue condenado a cinco años de prisión por lavado de dinero. Entre otras, cosas el expresidente fue declarado culpable de adjudicar contratos de construcción a empresas chinas a precios inflados: la corrupción de los funcionarios locales es otra de las prácticas habituales de Beijing.

Comment here