.: MINUTO MERCEDES :.
Deportes

“Ver a mis hijos llorando me parte el alma”

Lejos de su perfil de jugador a cara de perro, Suárez se quebró cuando vio el llanto de sus hijos. A cuatro años de irse del Mundial a los gritos y mordiscones a este emocionado y agradecido.

Luis Suárez no puede con su alma. Lejos de su estilo casi prepotente para jugar, de ese delantero peleador, que va a todas con el cuchillo entre los dientes, que se enoja, que insulta… Triste, pero con calma, se detiene a dar la cara. A hablar con los medios y ese dolor que se vio en el final, se siente en su palabras. “Es tiempo de agradecer el apoyo de todos, a la gente que vino de tan lejos, a los que no pudieron pero hicieron fuerza igual…”, arranca y se frena. La pausa invita la pregunta.

Suárez traga saliva, levanta la ceja como diciendo que ya no da para más y se va. ¡Cuánto cambió este goleador en cuatro años! Su último partido en Brasil había sido tormentoso, su salida del vestuario tras el mordiscón a Chiellini y la sanción que se veía venir fue a los gritos con los periodistas italianos que lo increpaban. De aquel día desencajado en Natal a este centrado, emocionado y agradecido en Nizhny.

 

Related posts

La emoción de Néstor Pitana: “Es comparable a cuando me avisaron que iba a ser papá”

Sol, playa, lujoso yate y cerca de su familia: las fotos de las vacaciones de Lionel Messi en Ibiza

Rafael Escalante

Con el triunfo de Bélgica, se cerró la fase de grupos del Mundial

Login

X

Register