.: MINUTO MERCEDES :.
Deportes

“Ver a mis hijos llorando me parte el alma”

Lejos de su perfil de jugador a cara de perro, Suárez se quebró cuando vio el llanto de sus hijos. A cuatro años de irse del Mundial a los gritos y mordiscones a este emocionado y agradecido.

Luis Suárez no puede con su alma. Lejos de su estilo casi prepotente para jugar, de ese delantero peleador, que va a todas con el cuchillo entre los dientes, que se enoja, que insulta… Triste, pero con calma, se detiene a dar la cara. A hablar con los medios y ese dolor que se vio en el final, se siente en su palabras. “Es tiempo de agradecer el apoyo de todos, a la gente que vino de tan lejos, a los que no pudieron pero hicieron fuerza igual…”, arranca y se frena. La pausa invita la pregunta.

Suárez traga saliva, levanta la ceja como diciendo que ya no da para más y se va. ¡Cuánto cambió este goleador en cuatro años! Su último partido en Brasil había sido tormentoso, su salida del vestuario tras el mordiscón a Chiellini y la sanción que se veía venir fue a los gritos con los periodistas italianos que lo increpaban. De aquel día desencajado en Natal a este centrado, emocionado y agradecido en Nizhny.

 

Related posts

Con el triunfo de Bélgica, se cerró la fase de grupos del Mundial

La presidenta futbolera de Croacia que se subió al éxito de un equipo que hace historia

Video: Meza dijo que espera dejar a Corrientes “lo más alto posible”

Login

X

Register