.: MINUTO MERCEDES :.
Provinciales

GUSTAVO VALDÉS, PARTICIPÓ EN LA “MESA CHICA”

Participó de un encuentro con ministros clave, junto a sus colegas de Mendoza y Jujuy y otros líderes parlamentarios del radicalismo. El ajuste presupuestario y las grietas políticas internas de Cambiemos, fueron ejes de la discusión.

El gobernador Gustavo Valdés volvió a jugar ayer en las ligas mayores de la política nacional. Participó en la “mesa chica” del gobierno de Cambiemos, junto con sus colegas radicales de Mendoza, Alfredo Cornejo y de Jujuy, Gerardo Morales, reuniéndose con el jefe de Gabinete, Marcos Peña y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. También se sentó a esa misma mesa otro hombre clave de la región y del entramado nacional: el senador chaqueño Ángel Rozas.

El encuentro se dio sobre el telón de fondo de un decreto de ajuste de gastos del Estado que suscribió ayer el presidente Mauricio Macri y con el eco aún de los “chicaneos” de la polémica diputada nacional Elisa Carrió, que amenazó con abrir una grieta irreparable en el seno de la alianza oficialista.
Antes de la reunión de marras, precisamente Valdés se reunió con uno de los ministros de firmó el decreto de ajuste: el de Modernización, Andrés Ibarra. “Me reuní con Ibarra para continuar trabajando en conjunto, generando acciones que permitan modernizar a Corrientes”, escribió el gobernador correntino en su cuenta de Twitter.
Básicamente conversaron sobre la necesidad de extender las redes de fibra óptica para llevar más y mejor conectividad a cada rincón de la provincia, una de las obsesiones del mandatario provincial.
Al tope de la agenda de los dirigentes radicales -entre los que estuvo Valdés- figuró el planteo de unificar en una sola mesa la toma de decisiones para sortear las turbulencias que afectan al Gobierno. En este tipo de reuniones, el gobernador Valdés viene desempeñando un rol de primera línea como nunca antes le tocó jugar al ex gobernador Ricardo Colombi.
El ala parlamentaria del radicalismo también dijo presente en el cónclave. Allí estuvieron el jefe del interbloque Cambiemos en la Cámara de Diputados, Mario Negri; y -como queda dicho- el presidente de la bancada de la UCR en el Senado, Ángel Rozas.
Tras el encuentro con Frigerio y Peña, la gira radical continuaría luego en Olivos, donde se encontrarían con el propio presidente Mauricio Macri. Allí estaba previsto que se sume el ex senador Ernesto Sanz, un hombre que sigue teniendo un alto predicamento en la cúpula radical.
Se descartaba que los radicales iban a plantearle al primer mandatario la necesidad de unificar la toma de decisiones en una sola mesa, que tenga más participación de los referentes del partido centenario.
Trascendió que en los últimos días Macri bajó una orden clara: frenar la interna entre Carrió y la UCR. En el radicalismo se sienten marginados de la coalición oficialista sobre todo en momentos en que las acciones de Cambiemos se encuentran a la baja.

NUEVOS AJUSTES

Mientras ocurría todo esto en el plano político interno de Cambiemos, horas antes el Gobierno nacional a través del decreto 632/2018 el Gobierno decidió un congelamiento en las contrataciones en la administración pública, una reducción del uso de vehículos oficiales y viajes, y un recorte presupuestario de las universidades. Con estas medidas, se proponen ahorrar en Casa Rosada más de 20.000 millones de pesos.
Respecto al congelamiento de designaciones, abarca a toda la estructura del Estado con excepción de la Agencia Federal de Inteligencia, la Administración Federal de Ingresos Públicos, el Servicio Penitenciario Federal, las Universidades Nacionales y las Fuerzas Armadas y de Seguridad.
El decreto define que los convenios vigentes celebrados entre el Estado y universidades nacionales, provinciales privadas u otras instituciones de enseñanza pública, quedarán sin efecto a partir del 1 de enero de 2019.
En tanto, la prestigiosa calificadora internacional Moody’s difundió ayer un informe en el que prevé mayores costos por inflación y alerta sobre la situación fiscal de las provincias.
Señala que las provincias argentinas seguirán afrontando una serie de desafíos fiscales y experimentarán disparidades sostenidas en su desempeño económico en los próximos dos años, a pesar de la aprobación de una nueva y más rigurosa ley de responsabilidad fiscal en 2018, destacó Moody’s en su informe.
Agregó que estos desafíos incluyen, entre otros, mayores costos salariales debido a las presiones inflacionarias. Puntualizó que “la anterior ley de responsabilidad fiscal, que estuvo vigente hasta diciembre de 2017, no fue efectiva en abordar los desafíos fiscales”.
Moody’s dijo que, a pesar de la nueva ley, persistirán algunos desafíos fiscales.

Related posts

Corrientes: Empresas de Brasil buscan invertir en fabricación de muebles

Esta noche, presencia correntina en “La Voz Argentina”

Pesca y actividades religiosas en Paso de la Patria y San Cosme

Login

X

Register